home
home | grupo "A" | grupo "B" | grupo "AB" | grupo"0" |
home
     
 
imagen
www.sangrelee.galeon.com
imagen
volver a pagina principal
.
imagen
TERAPIAS COMPLEMENTARIAS
Introducción a grupos sanguíneos y alimentación.
Investigaciones realizadas desde el año 1957 por el prestigioso naturópata Dr. James D’Adamo y continuadas durante más de tres décadas, por su hijo el Dr. Peter D’Adamo llegaron al descubrimiento del papel que desempeñan los grupos sanguíneos en relación con la alimentación apropiada para mantenerse sano y vivir más.

Existe la creencia que tenemos “un igual” en el mundo, pero no es así. No hay dos personas que tengan las mismas huellas digitales, ni las mismas impresiones labiales o bucales, todas se diferencian las unas de las otras; por lo tanto, aunque esto suene insólito, no todos los seres humanos, aunque perfectamente sanos, pueden comer los mismos tipos de alimentos. Existen en cada cuerpo ventajas y desventajas al digerir un alimento esto lleva al aprendizaje de los requerimientos que requiere cada persona en particular.
Bienvenido al maravilloso mundo de los grupos sanguíneos y los alimentos.
El grupo sanguíneo es la llave que abre la puerta a la salud, la enfermedad, la longevidad, la vitalidad física y la fuerza emocional, de lo que se desprende que el tipo de sangre determina el grado de susceptibilidad a la enfermedad, los alimentos que se deberían comer y el ejercicio que se debería practicar.
Estos son un factor clave en los niveles de energía, en la eficiencia con que se queman las calorías, a la repuesta emocional al stress e incluso en su personalidad
Existieron desde tiempos muy lejanos diferentes preguntas como por ejemplo porqué algunas personas tenían mas supervivencia a la enfermedad que otras. Porqué algunas personas podían ser capaces de perder peso con ciertas dietas mientras que a otros no les funcionaban. Porqué algunas personas conservan la vitalidad en una etapa avanzada de la vida, mientras otras se deterioran mental y físicamente.
Grupos con propia personalidad.
Los grupos sanguíneos son tan importantes como la creación misma. De hecho se comenzó a utilizar hace tiempo la forma de tener en cuenta el tipo de sangre como una huella digital o dactiloglifos que se estudian para la compatibilidad en los trasplantes de órganos humanos.
Los tipos de sangre “O”, “A”, “B”, o “AB” son como una huella digital genética que poseemos y somos identificados por ella como lo es nuestro ADN.
Según el tipo sanguíneo decimos que el tipo “O” es él más antiguo, el tipo “A” evolucionó con la sociedad agrícola, el tipo “B” surgió al emigrar los humanos hacia climas mas fríos y severos, el tipo “AB” es un resultado de la mezcla de los grupos “A” y “B”. De acuerdo a esto, esta evolución se relaciona con las necesidades alimenticias de cada grupo sanguíneo.

El tipo de sangre es una de las variantes reconocidas como el cabello y el color de los ojos, las huellas dactilares y el ADN.
Con la identificación del grupo sanguíneo se podrá adaptar la dieta que es óptima para Ud. y su familia, se pueden identificar los alimentos que le hacen mal, que le hacen aumentar de peso y que ocasionan enfermedades crónicas. Al comenzar la dieta correspondiente al grupo, en el termino de dos semanas se podrá notar aumento de energía, perdida de peso, alivio de los trastornos digestivos y mejora de las afecciones crónicas, como el asma, las jaquecas y la acidez.
Personalmente hice seguimientos muy precisos en cientos de pacientes y que han seguido las indicaciones que encontrará aquí. No solamente se puede afirmar que la técnica funciona sino que los resultados se notan rápidamente en nuestro cuerpo.
Todo reside en respetar, consumir aquellos alimentos que corresponden en forma exclusiva a nuestro grupo sanguíneo. Hagamos un poco de historia.
En sus principios el mundo estaba casi por completo compuesto por el grupo sanguíneo “O”, pero por las diversas razas, junto a la adaptación alimentaría, ambiental y geográfica fue la fuerza que produjo los otros tipos de sangre.
Tipo “O”: es él más antiguo y más básico, con un sistema inmune resistente e ingobernable se inicia con el hombre de las cavernas es el grupo universal.
Tipo “A”: es el grupo que forzado por la necesidad de la migración se tuvo que adaptar a dietas y estilos de vida agrarios, con una personalidad más cooperativa para adaptarse a las comunidades, ellos caminan el mundo de las frutas, verduras o cualquier cosa que relacione a la huerta..
Tipo “B”: es el asimilador, se adapta a los nuevos climas y la mezcla de poblaciones, está en la búsqueda de la fuerza equilibrada entre las tensiones de la mente y las exigencias del sistema inmune.
Tipo “AB”: es el de una rara mezcla entre el tipo “A” y el tipo “B” pero más equilibrado.
imagen

Esto existe en forma permanente en el núcleo de cada célula.
A simple vista, la sangre es un líquido rojo homogéneo. Pero bajo el microscopio podemos ver abundantes glóbulos rojos los cuales contienen un tipo especial de hierro que nuestro organismo utiliza para transportar oxigeno, creando el rojo color de la sangre. Los glóbulos blancos son menos numerosos que los anteriores, circulan por nuestra corriente sanguínea como vigilantes para protejernos contra la infección.
La sangre como flujo vital de vida contiene proteínas que dan nutrientes a los tejidos, plaquetas para favorecer la coagulación y plasma que contiene a los guardianes (variedades de glóbulos blancos) de nuestro sistema inmune.
Cada diferente grupo de sangre es la clave del sistema inmune del organismo, controlando los virus, bacterias, hongos, infecciones, sustancias químicas, stress y todo tipo de invasión, condición capaz de comprometer el sistema inmune.
Este sistema inmune es capaz de reconocer lo propio y destruir lo extraño.
Esta es una función muy importante, ya que sin su sistema inmune podría atacar sus propios tejidos por error o permitir que un organismo extraño y peligroso ingresara en algún órgano. Sus funciones básicas son reconocer lo nuestro y eliminar lo ajeno. El sistema inmune a sido dotado para determinar si una sustancia en el organismo es o no-extraña, y los indicadores químicos llamados antígenos que se encuentran en nuestras células son los indicadores. Por ello, uno de los antígenos más poderosos en el organismo es el que determina el tipo de sangre, son tan sensibles estos antígenos que llegan a hacer los mejores guardianes de seguridad del sistema inmune, y esto lo hace cuando por ejemplo tiene que evaluar un elemento sospechoso (bacteria), considerando si ese antígeno es del tipo de su sangre para establecer si el intruso es aliado o adversario.
El tipo de sangre se califica según el tipo de antígeno que la persona posee en sus glóbulos rojos:
imagen
BATALLA DE ANTICUERPOS
Cuando el antígeno de un tipo de sangre se da cuenta que un antígeno extraño ingresa en el sistema, lo primero que hace es crear anticuerpos contra él.. Estos anticuerpos son sustancias químicas especializadas y producidas por las células del sistema inmune, persiguen y atacan al antígeno extraño para destruirlo. Los anticuerpos son como una bomba celular de los militares, nuestro sistema inmune con sus células elabora cantidades y variedades de anticuerpos, teniendo cada uno la propiedad de identificar y atacar a un particular antígeno extraño, tratando los intrusos de cambiar o transformar sus antígenos en alguna nueva forma que el organismo no reconozca, de allí que el sistema inmune responda con un numero siempre creciente de anticuerpos.
Al limpiar el sistema de células extrañas, virus, parásitos y bacterias, los anticuerpos agrupan a estos elementos extraños, los identifican y eliminan.
Aquí entran también en juego las transfusiones, quién podría recibir sangre de otros tipos y quién no, y de que tipo no. No describiré ese tema. Solo diré que el tipo O es el dador universal.

imagen
CUIDADO CON LA LECTINA UNA MOLECULA COMPLEJA
Cuando comemos lo que es rechazado por nuestra sangre, se produce una reacción química entre sangre y alimentos. Esto se debe a un factor conocido como lectinas. Estas son proteínas abundantes y diversas que se encuentran en los alimentos y tienen la propiedad de aglutinar (aglomerar) la sangre. Son un medio poderoso que utilizan los organismos para atacarse entre sí. Muchos gérmenes y nuestro propio sistema inmune, utilizan este aglutinante para su beneficio.
Daremos un ejemplo, la célula de los conductos biliares de nuestro hígado tiene lectinas en la superficie para ayudar a capturar bacterias y parásitos. Las bacterias y otros microbios también tienen lectinas en su superficie, que les permiten pegarse a las mucosas del cuerpo. Estas utilizadas por virus o bacterias pueden ser especificas para un tipo de sangre, sangre que se tornará viscosa. Cuando una persona ingiere un alimento que contiene proteínas lectinas incompatibles con el antígeno de su sangre, esas lectinas atacan riñones, hígado, cerebro, estómago, comenzando a aglutinar las células en esa zona.
Por ejemplo, la leche tiene propiedades parecidas al tipo “B”, si una persona del grupo sanguíneo del tipo “A” bebe leche, su sistema comenzará el proceso de aglutinación (pegote) con el fin de rechazarla.
Otro ejemplo, una persona del tipo “A” come un plato de habas. Las habas se digieren en el estómago a través de un proceso ácido, sin embargo, la proteína lectina es resistente al medio ácido, en este grupo no llegan a ser digeridas, permanecen intactas.
Las diferentes lectinas afectan a diferentes órganos y sistemas. Una vez que esta proteína “lectina insana” se instala en algún lugar del organismo, hace un efecto magnético sobre las células de esa área, aglutinan las células e ¡intenta destruirlas como si fueran cuerpos extraños!, esta aglutinación provoca el síndrome de intestino irritable, cirrosis hepática o bloquea la irrigación sanguínea renal y algunas otras cosas.
Sólo el cinco por ciento de las lectinas que ingerimos se infiltran en el torrente sanguíneo destruyendo los glóbulos rojos y blancos. Cuando estas lectinas entran en el tubo digestivo la acción puede ser más poderosa creando una aguda inflamación de la mucosa sensible de los intestinos, y su acción aglutinante puede crear o configurar una alergia al alimento que la introdujo. Una cantidad diminuta de lectina es capaz de aglutinar un gran número de células si ese tipo particular de sangre es opuesto o reactivo, si el alimento no es conveniente para el tipo de sangre. Las lectinas son muy abundantes en las legumbres, los frutos de mar, los granos y los vegetales, la clave es evitar las lectinas que aglutinan las células y esto se determina por su tipo de sangre.
Por ejemplo el gluten, la lectina más común que se encuentra en el trigo y otros granos, se pega a las paredes del intestino delgado causando inflamación e irritación dolorosa en algunos tipos de sangre, pero especialmente en el tipo O
La lectina que se encuentra en el trigo es diferente a la lectina de la soja y se une a diferentes azúcares, cada uno de estos alimentos es dañino para algunos tipos de sangre pero beneficioso para otros.
El tejido nervioso es muy sensible a las lectinas aglutinadoras de los alimentos, por ello algunos tipos de dietas antialérgicas pueden ser beneficiosas para ciertos tipos de trastornos nerviosos, como la hiperactividad.
Muchas personas con artritis, evitando los vegetales como el tomate, la berenjena y la papa blanca le ayudaron con su artritis, y esto no es raro ya que los anteriores tienen un alto contenido de lectinas. Las lectinas de los alimentos también pueden interactuar con la superficie de los glóbulos blancos programándolos para que se multipliquen rápidamente, estas lectinas se denominan mitógenos ya que hacen que los glóbulos blancos generen la mitosis o proceso de reproducción, no espesan la sangre aglutinando las células simplemente se adhieren a las cosas.
Un caso que seria bueno comentar:
En una sala de guardia de urgencias se presentan dos adultos con un niño muy enfermo, pero aparentemente normal, sólo que tenia su recuento de glóbulos blancos muy alto, en estos casos el profesional lo primero que piensa es la leucemia pediátrica. Un medico precavido preguntará, ¿“su chico ha estado jugando en el jardín?”, Si la respuesta es afirmativa, “estuvo comiendo hierbas o poniéndose plantas en la boca?”, resulta que el niño ha comido las hojas o tallos de una hierba mala las cuales contienen una lectina que estimula la producción de glóbulos blancos. Cuando el hígado y los intestinos no metabolizan las proteínas hacen subproductos tóxicos.

Siguiendo el plan para su tipo de sangre logrará:
Evitar muchos virus e infecciones comunes.
Perder peso, liberando toxinas y grasas
Combatir las enfermedades que amenazan su vida (como el cáncer), Enfermedades cardiovasculares, la diabetes y la insuficiencia hepática.
Evitar factores que producen deterioro de las células, retardando el proceso de envejecimiento.

El plan para el tipo de sangre no es una panacea, pero va a restablecer la función protectora natural de su sistema inmune, reparar su reloj metabólico y liberar su sangre de las lectinas aglutinantes. Sí usted tiene problemas de salud, este plan producirá un cambio crucial, de acuerdo con la severidad de la enfermedad y el nivel de cumplimiento del plan, toda persona obtendrá algunos beneficios.
La dieta para su tipo de sangre surte efecto porque le permite seguir un plan definido y lógico, basado en su propio perfil celular, científicamente investigado y certificado.
Cada una de las dietas para los tipos de sangre incluye 16 grupos de alimentos:
Carnes rojas y de ave
Pescados y mariscos
Huevos y productos lácteos
Aceites y grasas
Nueces y semillas
Legumbres
Cereales
Panes y panecillos
Granos y pastas
Vegetales
Frutas
Zumos y líquidos
Especias
Condimentos
Infusiones de hierbas
Bebidas surtidas
Estos a su vez de dividirán en tres categorías:
Muy beneficiosos que son alimentos que actúan como medicamento.
Neutro: Actúan como alimentos.
No aconsejables: Es un alimento que actúa como veneno.

Atención: No se puede sólo comer los alimentos muy beneficiosos, deben estar acompañados siempre con algunos neutros. Esto es porque de esa manera se balanceará la dieta ingresando todos los requerimientos nutritivos.
PARA LOS QUE QUIEREN PERDER PESO UN CURIOSO ALIADO
La dieta según los tipos de sangre no ha sido creada para perder peso, ha sido planeada para obtener un rendimiento optimo. La perdida de peso es uno de los efectos secundarios naturales de la recuperación física, por estar esta dieta adaptada para el tipo de sangre y de acuerdo a la composición celular del cuerpo, de ello que no es aplicable para todos.
Cuando se comience a realizar la dieta se suele perder peso ya que el cuerpo experimenta un cambio radical eliminando los alimentos tóxicos, y toxinas que todavía retiene, las cuales se depositan en el tejido graso, o sea que eliminando toxinas se elimina grasa.
Perder demasiado peso no es ningún problema si tiene kilos de más. La meta fundamental es alcanzar un estado de salud óptimo y un equilibrio entre el peso, altura y contextura. Por lo tanto se adapta curiosamente a las personas que, por tener kilos de mas, quieren adelgazar. Las dietas por grupos sanguíneos son excelentes reguladoras de peso restando lo que sobra.

imagen
PARA LOS QUE ESTAN DESNUTRIDOS O CON FALTA DE PESO
La pérdida excesiva de peso indica un estado de desnutrición que debilitará el sistema inmune, y no todo lo que se consume resulta bueno para hablar de un cuerpo con defensas, energías y vitalidad. Una muy buena propuesta en las dietas por grupos sanguíneos es eliminar los alimentos no aconsejables. El plan para su tipo de sangre incluye las vitaminas, minerales y suplementos herbáceos, recuerde que el remedio milagroso al que se refiere un amigo suyo del grupo “B”, puede ser inerte o perjudicial por ejemplo para el grupo “A.” Es peligroso auto recetarse vitaminas y suplementos minerales ya que muchos actúan como drogas en su organismo, como ejemplo tenemos las vitaminas A, K y B-3 (niacina) que deben ser administradas bajo supervisión medica.
ACCION DE LOS FITOQUIMICOS.
Hablando de las sustancias naturales de las plantas llamadas fitoquímicos son más eficaces y menos peligrosas, por ello en el plan para el tipo de sangre hay regímenes fitoquímicos apropiados para cada grupo de sangre. Los fitoquímicos que se consideran concentrados de alimentos son antioxidantes y más eficaces que las vitaminas, éstos muestran un alto grado de preferencia por los tejidos y no así las vitaminas. Por ejemplo el cardo lechero o cardo de María y la cúrcuma tienen una capacidad antioxidante cientos de veces mayor que la vitamina “E” y son absorbidos con tolerancia por el tejido hepático, éstos son usados y son beneficiosos para la inflamación del hígado, como la hepatitis y la cirrosis.
EL STRESS EN LA DIETAS
Con referencia al strees sabemos que es cierto que el strees descontrolado está asociado con muchas enfermedades. Pocas personas comprenden que lo que afecta nuestros sistemas inmunes, no es el estrés en sí, sino nuestra reacción al estrés. Sabemos que el estrés contínuo bloquea la capacidad del organismo para adaptarse al estrés (se bloquea la respuesta). Sabemos también hasta que punto la mente influye sobre el cuerpo y el cuerpo sobre la mente. Los trastornos debidos a la conexión mente-cuerpo son las úlceras, la hipertensión arterial, las afecciones cardiacas, la migraña, la jaqueca, la artritis, el asma, afecciones respiratorias, el insomnio, la anorexia nerviosa, problemas de piel como, urticaria, herpes, eczema y la psoriasis, profundas y eternas álgias cervicales y lumbares
El estrés es desastroso para el sistema inmune y deja al organismo libre para una infinidad de infecciones oportunistas. Como contraparte hay ciertos tipos de estrés, como la actividad física o creativa los cuales ofrecen estados emocionales placenteros y que el organismo percibe como una experiencia física o mental disfrutable. Por esto el plan para su tipo de sangre incluye un régimen de ejercicio recomendado que convertirá el strees en una fuerza positiva.

Aun no se ha verificado científicamente, si el grupo de sangre, interviene con los rasgos de la personalidad y comportamiento.
NADA MAGICO, TODO FUNDAMENTADO.
ESO SE LLAMA CON TODAS LAS LETRAS
TERAPIA COMPLEMENTARIA
En esta presentación tiene el lector, un claro ejemplo entonces de una TERAPIA COMPLEMENTARIA, donde no se usan yuyos, hierbas, aromas, aceites y cosas raras con la intención de emular o desestimar la medicina científica. Por el contrario, usted. ha leído continuamente bases científicas comprobables en esta presentación introductoria, que le permitirá aumentar su calidad de vida.
Pero fundamentalmente a los enfermos que padecen distintos males, especialmente a los llamados incurables, terminales, y tantas definiciones condenatorias, estas dietas no sólo aumentarán poderosamente sus defensas, sino potencializarán la acción de los productos bioquímicos o farmacéuticos de la medicación que tomen y en muchos casos, en muchos... mejorías o curas parciales o definitivas.
A continuación sobre las investigaciones y resultantes he separado por grupos de sangre las dietas que deben seguirse, a las que agregué conceptos de mis propias investigaciones.
No es fácil cambiar una conducta de comer, menos renunciar a ciertos alimentos por los cuales más nos inclinamos. Si usted es una persona sana seguir la dieta que corresponda a su grupo sanguíneo no solo aumentará sus defensas, además llevara su cuerpo y estado físico a mejor rendimiento. Si no puede adoptarla, por razones económicas o cualquiera otra razón, como método constante, pruebe realizar la dieta por una o dos semanas y vea las resultantes. Cada vez que se sienta agotado, decaído haga por un tiempo la dieta que corresponde a su grupo sanguíneo.
Si Ud. padece ya alguna enfermedad entonces sólo resta que compruebe por sí mismo las resultantes en su cuerpo mientras los días pasan y cómo se producen mejoras rápidas.
Si Ud. padece una enfermedad más grave, entonces comprobará -como yo lo he hecho- cosas curiosas en su cuerpo que comenzaran a reponerse y colocarse en su sitio. No diré para las enfermedades graves nada más, que cada uno saque sus conclusiones.
imagen
ir a maestrías de alimentación
.
imagen
imagen
imagen
SERVICIO DE ASISTENCIA A DISTANCIA CLIC AQUI
.
volver a pagina principal
.
imagen